La isla de plástico, ya es considerada el séptimo continente

junio 05, 2019 7 min. de lectura

La isla de plástico, ya es considerada el séptimo continente

Cada día son más las actividades que el ser humano realiza y que inciden de forma directa en un deterioro del medio ambiente. Uno de los problemas ambientales que más daño está causando al planeta es el uso del plástico, que va creciendo y tomando forma, literalmente, en los océanos. El 5 de Junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente y el 8 de junio el Día Mundial de los Océanos, por lo que es buena ocasión para ver qué está pasando en nuestros mares.

La realidad es que, actualmente, se están formando grandes masas de desechos en los océanos similares a islas. De hecho, hay una de ellas que resalta por su tamaño y rápido crecimiento; la llamada isla de plástico del Pacífico.

Estamos seguros de que has oído hablar del calentamiento global, de la extinción de multitud de especies y de la contaminación de los mares, pero ¿has considerado cuán grande es el daño que se ha causado y las consecuencias para el planeta y para nuestra vida?

¿Qué es la isla de plástico o isla de basura?

La isla de plástico, también conocida como isla de basura del este, es una acumulación de plásticos en el mar, que junto a otros desechos sólidos, pesan cerca de 80.000 toneladas, abarcando un área aproximada de 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Esto representa prácticamente tres veces la extensión territorial de Francia, por este razón también es conocida como el Séptimo Continente.

La llamada Isla de plástico está situada en la zona norte del Pacífico, entre el este de Estados Unidos, a la altura de California, y la isla estadounidense de Hawai. Esta localización se debe a que en esta región se localiza un vórtice de corrientes oceánicas, conocido como Giro del Pacífico, donde confluyen las corrientes del Norte y los vientos del sur, generando remolinos - creados por la llamada Fuerza de Coriolis- en donde los desechos quedan atrapados.

No es la única zona donde se acumulan plásticos de desecho, pues hay un total de cinco zonas donde estos materiales, no reciclados en sus países de origen, se van asentando cada vez en mayores cantidades. Estas otras zonas están situadas en el sur y en el norte del Atlántico, en el océano Índico y en la zona sur del Pacífico.

Cuanto más cerca estemos del centro de la isla de plástico, mayor será la concentración de residuos.

Según los estudios, un 80% de los desechos son de origen terrestre, mientras que el 20% es producido por barcos y plataformas marinas.

que es la isla de plastico o isla de basura

Imagen de Unsplash - © Dustan Woodhouse

Impacto de la Isla de Plástico

Veremos que aunque el principal impacto de la isla de plástico del Pacífico es en los mares y en su fauna, también existen otras consecuencias realmente devastadoras.

1. Efectos en la fauna Marina

Los plásticos en el mar son fotodegradables y, al descomponerse debido a la luz solar, generan partículas tóxicas que pueden alcanzar el tamaño de un placton y ser ingeridas por algunos peces, mamíferos y aves, ocasionandoles la muerte. Asimismo, la cantidad de desechos de esta "isla" provoca que muchos animales queden atrapados en ellos y no se puedan liberar.

Es habitual ver en fotografías o vídeos cómo las aves marinas o los peces son atrapados por desechos de equipos de pesca industrial, y todo tipo de productos plásticos, que son arrojados al mar cuando no son útiles.

2. Daños al medioambiente

Los plásticos que se acumulan en el Séptimo Continente no son biodegradables, ya que su principal componente es el carbón, sin embargo, sí son capaces de absorber gran cantidad de químicos que afectan de forma negativa al ambiente marino. Los millones de partículas que se generan al descomponerse el plástico por la acción de la luz solar y la erosión del viento, invaden y contaminan poco a poco los océanos de todo el mundo.

3. El plástico es un material no degradable

La isla de plástico no solo es una acumulación de residuos, es una zona de dispersión y expansión, por lo que eliminar los plásticos no es una tarea sencilla ni posible a corto plazo. Además, no son fáciles de localizar, ya que muchos de los desechos son transparentes y no se ubican en la superficie del agua sino debajo de ella. El plástico es un material no degradable que, con el paso de los años, con la fuerza de las olas y el calor del sol va convirtiéndose en partículas más pequeñas, incluso, que un grano de arroz. Ahí está el problema: los peces de los océanos confunden estas micropartículas con el plancton que les alimenta, lo ingieren y les afecta en su salud.

4. Impacto en los seres humanos

Aunque parezca que la cantidad de partículas tóxicas que genera la isla de plástico afectan únicamente la fauna marina, la realidad es que no es así. Muchos animales marinos forman parte del grupo de alimentos que el ser humano consume y, si estos están contaminados, nuestro organismo también lo estará.

Estos materiales no reciclables tienen una vida de varios cientos de años, dentro de 500 años todavía podremos ver esos plásticos que hoy estamos arrojando a nuestros océanos. Durante esos años serán muchas las generaciones de personas las que se verán afectadas por sus consecuencias. A la vez, las especies marinas seguirán siendo atrapadas por cuerdas, redes de pesca, plásticos de todo tipo, lo que propiciará lentamente la extinción de muchas de ellas. 

La pesca ha sido y sigue siendo una de las actividades fundamentales para muchas sociedades, no sólo la pesca de bajura cercana a la costa, sino también la de altura, de grandes barcos que faenan muy lejos de sus países de origen. El pescado es base de la alimentación humana, por lo que la contaminación de los peces también va a ser nuestra contaminación, la cadena alimenticia llevará los pequeños trocitos de plástico a nuestra especie, con los consiguientes problemas de salud que se pueden ocasionar.

Si tenemos en cuenta que nuestro planeta tiene tres cuartas partes de agua, hemos de ser conscientes de la necesidad de conservar este hábitat. Hasta ahora no lo hemos sido. Hemos pensado que los océanos eran una cosa que estaba muy lejana, que siempre estaba igual, su inmensidad la hacía poderosa y generosa en recursos. Pero estamos viendo cómo desde la década de 1950 (pensemos bien, desde hace unas seis décadas) el plástico forma parte de nuestras vidas.

En los años 80 ya se vio cómo el mar empezaba a llenarse de basura, pero no se le dio importancia. Es a mediados de los 90 cuándo se empieza a ver el problema, aumentando enormemente en lo que va del siglo XXI.

El 91% del plástico que fabricamos no se recicla y acaba en las aguas de nuestros océanos.

Impacto de la isla de plastico

 Imagen de Pixabay - © Brian Yurasits

¿Qué soluciones se proponen para solucionar la isla de plástico?

Si queremos limitar el impacto de la isla de plástico del Pacífico y de otras que se están formando en otros lugares del globo, lo primero que debemos hacer es evitar que siga creciendo. ¿Cómo logramos esto? Lo primero es necesario tomar conciencia sobre el efecto que causan los residuos plásticos. No se trata únicamente de reducir su uso, también hay que plantear estrategias de reutilización y reciclaje.

Son muchas las organizaciones e investigadores que han planteado estrategias para limpiar la isla de plástico del Pacífico, pero el trabajo no es sencillo. Gran cantidad de los desechos se han convertido ya en partículas microscópicas, por lo que es muy difícil eliminarlas.

Las soluciones deben partir de todos, empezando por nosotros mismos, y por los gobiernos que nos rigen. Prohibir, limpiar y educar deben ser acciones inmediatas con el fin de atajar el problema.

Prohibición

La prohibición de utilización de bolsas de plástico se produjo a mediados de 2018 y está previsto que en 2021 se retiren del mercado. Su sustitución por envases biodegradables ha sido un pequeño paso, aún insuficiente. La limpieza de estos vertidos todavía no se ha tomado como un hecho prioritario.

Son muchos los recursos necesarios y pocos los gobiernos que los ofrecen. Hay algunos proyectos que han comenzado esta tarea como las barreras flotantes que arrastran la basura hasta un punto donde será recogida, proyecto ideado por Boyan Slat, creador de la compañía The Ocean Cleanup.

Pero la labor es ingente. Se necesita la ayuda de todos los gobiernos para limpiar los 1,8 trillones de piezas que puede contener esta zona del Pacífico. No todo se ve, una parte queda en la superficie arrastrada por las corrientes, y otra queda en el fondo del mar. Ejemplo es la reciente inmersión en la Fosa de las Marianas. A casi 11.000 metros de profundidad se ha encontrado plástico. Ello indica la gravedad del problema. Otro ejemplo es el material de deshecho que ha llegado a las Islas Cocos, archipiélago de pequeña extensión australiano y casi deshabitado, donde han llegado cepillos de dientes, chanclas, botellas, bolsas…

Pero no tenemos que irnos tan lejos. Recientemente la prensa ha recogido el gran basurero que tenemos en el Mediterráneo, en la zona del Estrecho de Mesina cerca de Sicilia. Allí, a unos 500 metros de profundidad, se encuentra una de las mayores acumulaciones de residuos, con aproximadamente 200 objetos por metro cuadrado de superficie. Por tanto, es un problema de todos, y para todos, los espacios marinos.

Imagen de The Ocean Clean up - © 

Pero el problema no tiene visos de acabar. La ONU prevé que para el 2050 habrá unos 12 millones de toneladas de desechos en vertederos y en los océanos.

Educación

La educación para el reciclaje de productos es fundamental en nuestra sociedad, así como la concienciación medioambiental. Disminuir el consumo de agua embotellada, por ejemplo, disminuirá el número de botellas en nuestros mares; la utilización de botellas de vidrio, bolsas de tela o papel beneficiará nuestros océanos. Así podríamos disminuir la contaminación. Según la ONU cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y al año se usan 500.000 millones de bolsas.

¡Recuerda! Cambiando nosotros, podemos cambiar a los demás y con ello el mundo en el que vivimos. Evitemos que esta “sopa de basura plástica” siga creciendo. Hagamos lo posible y tomemos conciencia del daño que puede ocasionar a generaciones futuras.

Fuente: -  https://news.un.org/es/story/2019/03/1452961   - www.europarl.europa.eu/news

Wood & Cork
Wood & Cork

Wood&Cork es una tienda online especializada en accesorios de madera y corcho con significado propio apostando por el comercio justo y una gestión forestal sostenible.